Seleccionar página

Cada año, más personas deciden pasar los últimos días del año fuera de casa y disfrutar de estas fechas especiales en una ciudad con gran encanto o un destino de sol paseando por la playa. En familia, con amigos, en pareja o incluso solo. Viajar en navidades siempre es una experiencia única que nos traslada a la ilusión de aquellos años en los que esperábamos emocionados las sorpresas que estaban por llegar.
Con la temporada estival ya prácticamente olvidada y sumergidos de nueva en nuestra rutina, seguro que algunos ya estáis pensando en lugares a los que viajar estas vacaciones de navidad. Con esta idea ya en mente toca decidir. ¿Una ciudad inundada por luces de todos los colores? ¿Un destino paradisíaco donde absorber un poco de calor para el resto del invierno? ¿Me quedo en Europa o viajo a la otra punta del mundo? En las siguientes líneas esperamos poder arrojar algo de luz a todas estas dudas e inspirarte para tu próximo viaje.

DISNEYLAND PARÍS, un clásico de las navidades

El lugar donde los sueños se hacen realidad y las ilusiones te embargan desde lo más profundo de tu ser. Bueno, quizá eso sea exagerar, pero lo cierto es que el mundo creado por el visionario americano Walter Elias «Walt» Disney está muy lejos de desaparecer, y prueba de ello es la magia que desprende el parque Disneyland París en Navidad a pocos minutos de la capital francesa. Los más pequeños –y los que no lo somos tanto- disfrutarán a lo grande junto a personajes inmortales como Pluto, Mickey, la Sirenita o Peter Pan y además podremos aprovechar para conocer París, la Ciudad de la Luz, más alumbrada que nunca.

CUBA

Damos el salto al otro lado del charco para escapar del frío que anega la mayor parte de Europa y sumergirnos en un país que no requiere de luces navideñas para verse brillante y alegre durante nuestros meses de invierno. Pero es que a mí no me gustan los destinos de pulserita y playa. Si eres de los que aún piensa así no te preocupes, porque Cuba es mucho más que eso. En la Habana podrás descubrir una ciudad con una rica historia unida al carácter inquebrantable de sus gentes, siempre dispuestos a darte su mejor sonrisa y mostrar al viajero incansable el orgullo que sienten por su isla pese a lo vivido. Reservas naturales donde ver cocodrilos y otra fauna autóctona, impresionantes valles verdes dedicados al cultivo de tabaco y mucha música. Probablemente el alma de la isla y pulmón de sus habitantes.

LAPONIA

Si lo tuyo no es el calor. O al menos prefieres aprovechar las vacaciones de navidades para viajar a auténticos oasis invernales, tu destino idílico bien podría ser la región de Laponia en Finlandia. Este territorio cubierto por infinitos páramos nevados y bosques de cuento es también hogar de Papa Noel –bueno, ya nos entendemos- y el lugar perfecto para dar un paseo en trineos tirados por huskies o renos y conocer el modo de vida del pueblo Sami. Por estos lares no llega a salir el sol en invierno, pero una misteriosa luz azul baña la vida de sus habitantes durante unas pocas horas al día en previsión de las magníficas Auroras Boreales que acontecen con asiduidad durante las noches polares de Finlandia.

AUSTRALIA

Un viaje para los más valientes. Aquellos dispuestos a acercarse al otro extremo del mundo, a pocos kilómetros de nuestras antípodas en Nueva Zelanda. La Navidad adquiere un significado completamente nuevo en estas tierras de desiertos rojizos, playas infinitas y fauna única en el mundo. La bahía de Sídney protagoniza uno de los mayores espectáculos de fuegos artificiales del mundo durante el último día del año, mientras los surfistas ataviados con gorros de Papá Noel surcan las olas de las bellas costas del país en Navidad. Los canguros, koalas, wombats y otras simpáticas criaturas australianas no entienden de festividades, pero estarán encantados de regalarnos unos buenos momentos durante nuestros días Down Under.

SRI LANKA

Declarado como mejor destino del mundo por la Lonely Planet en 2019, no podíamos dejarlo pasar. Sri Lanka cuenta con un clima suave durante todo el año, lo que convierte a esta isla repleta de atractivos históricos y naturales en otro lugar perfecto al que viajar en Diciembre. Esta antigua colonia británica destaca por sus suaves laderas verdes dedicadas al cultivo de té, sus Parques Naturales en los que observar elefantes, leopardos, ballenas y otra fauna autóctona, sus templos milenarios e incluso playas enmarcadas por selvas tropicales en las que relajarse o practicar surf.

NUEVA YORK

Cómo olvidarnos de la Gran Manzana. Independientemente de cuándo decidamos viajar a Nueva York, lo que es seguro es que no dejará de sorprendernos. Con la llegada del mes de Diciembre y la ceremonia de encendido de los árboles de navidad del Rockefeller Center y Bryant Park, la ciudad se viste de gala y regala a aquellos que la visitan unas imágenes de película. Quien más quien menos, todos hemos sufrido esas edulcoradas comedias familiares en las que, tras una serie de desaventurados acontecimientos, toda la familia termina patinando sobre hielo envuelto en las empalagosas melodías de un villancico. ¿Pero a quién queremos engañar? Si viajas a Nueva York en navidades, esta es una actividad de religiosa –valga la ocasión- obligación.

PRAGA

La ciudad romántica por antonomasia alcanza su cota máxima de seducción con la caída de los primeros copos de nieve que visten de blanco sus empedrados medievales, iglesias y mercados navideños. El Puente de Carlos, una auténtica belleza arquitectónica en cualquier época del año, descubre su mejor perfil en invierno y ofrece a miles de enamorados el lugar ideal por el que pasear antes de dirigirse a los coloridos mercados navideños que animan las calles de la ciudad. Praga es una ciudad que deslumbra a todo aquel que la visita, y viajar hasta la capital checa en Navidad es todo un acierto sin ninguna duda.

CATARATAS DEL IGUAZÚ EN ARGENTINA Y BRASIL

Ubicadas en el interior del Parque Nacional Iguazú, estas cascadas constituyen uno de los mayores espectáculos de la naturaleza y probablemente la frontera natural más bella del planeta. Las aguas del río Iguazú descienden apacibles por la selva amazónica antes de desplomarse estrepitosamente desde una altura máxima de 82 metros, escupiendo hasta 1800 metros cúbicos de agua por segundo. Pasar las Navidades en esta región de Sudamérica con toda seguridad se convertirá en una de las mejores vacaciones de nuestra vida.

SALZBURGO Y EL DISTRITO DE LOS LAGOS

Con la caída de los primeros copos en la ciudad que vio nacer a Mozart, comienza para muchos la época más bonita del año. Una época en la que la inquebrantable fortaleza que vigila Salzburgo abre su principal patio para acoger uno de los principales mercados navideños de la ciudad, y la música clásica y los cánticos navideños inundan su casco antiguo. Un poco más al Este, nos topamos con el acogedor distrito de los lagos, donde las pequeñas aldeas enclavadas en las montañas se visten de luces que contrastan con el blanco de sus calles y casas de madera. Y es que, si todo tiende a lucir mejor bajo un manto de nieve, ¿qué cabría esperar del ya de por si considerado pueblo más bello del mundo a orillas de un lago?

Una aventura en MARRUECOS para estas navidades

Si lo que buscas para estas Navidades es un viaje en familia y sorprender a tus hijos con una experiencia que jamás olvidarán, puede que en Marruecos encuentres lo que necesitas. Pese a que la Navidad es una festividad cristiana y no se celebra en el país, sí existe la posibilidad de embarcarnos en una aventura por el desierto en busca de los Reyes Magos. Este viaje, organizado por los mejores profesionales en destino con muchos años de experiencia, ofrece la oportunidad de vivir una aventura única en la que los juegos, los acertijos y las actividades interactivas convertirán este viaje en uno de tus mejores recuerdos en familia.