Seleccionar página

Aún no se terminaba el verano cuando ya pensábamos en el viaje del año siguiente. Queríamos un destino en el que finalmente pudiéramos ver la espectacular danza de verdes que se apodera de los cielos del polo norte cada invierno. Queríamos por fin saber lo que sentían las personas que habíamos visto tantas veces en tantas imágenes, sonreír con expresión helada pero con la satisfacción de poder estar arropados por ese manto esmeralda sobre nuestras cabezas. Y qué mejor momento que este, para hablaros de viajar por libre a Islandia, ahora que el país está libre de coronavirus y sus fronteras están ya abiertas a viajeros europeos. Os cuento mi viaje de 7 días tipo fly and drive por Islandia

 

viajar con niños en verano

 

 Día 1 – viajar a islandia, un país

coronavirus-free

Llegamos al Aeropuerto Internacional de Keflavik en vuelo directo sobre las 11 am. Recogimos nuestro coche de alquiler y condujimos durante 45 min hasta Reykjiavik. Finalmente estábamos frente al ícono de la capital islandesa: Hallgrímskirkja o la iglesia de Hallgrímur, que se alzaba esbelta con sus casi 75 metros de alto y nos daba la bienvenida.

Después de superar un poco la emoción, nos fuimos a recorrer las estrechas callecitas del centro con sus tiendas pintadas en colores pasteles y decoradas con las luces de las recién pasadas fiestas navideñas.  Caminamos en dirección al puerto y en el camino tropezamos con su modernísimo centro de conciertos y convenciones HARPA, en él entramos y escudriñamos hasta que nos cansamos. Luego, seguimos nuestro paseo por la costa hasta llegar al segundo ícono de Reykjiavik, la escultura del Viajero del Sol, en islandés: Sólfar. Ahí nos quedamos un rato a despedir la tarde, eran apenas las 3.30 pm. Pronto se haría de noche, así que decidimos irnos a nuestro hotel. ¡Aún nos quedaban varios días de nuestro viaje a Islandia por libre y no queríamos perder ni un minuto!

 

viajar islandia coronavirus verano

día 2 – círculo dorado

Si estas pensando en viajar a Islandia este verano, probablemente ya hayas oído hablar del Círculo Dorado. Nos levantamos muy prontito e iniciamos nuestra ruta en dirección este, hasta llegar al Círculo Dorado, el triángulo perfecto, tres lugares que resumen en gran medida la esencia de Islandia: cascadas, zonas geotermales y sus placas téctónicas y volcánicas. Las primeras, representadas por la grandeza de Gullfoss  y su espectacular cascada doble que estaba a medio helar. Las segundas, representadas por los géiseres. De hecho, el término géiser proviene del Geysir islandés que significa pozo surtidor y se refiere a una fuente termal que llevaba activa 800 años, llegó incluso a emitir una columna de agua caliente y vapor de agua de hasta 80 metros. Su última “explosión” ocurrió en 1916 y ahora el protagonista de la zona es Strokkur. Basta esperar tan solo unos 5- 10min para verlo estallar. Y por último, tenemos al Parque Nacional de Þingvellir, el más antiguo de Islandia, emplazamiento del primer Parlamento democrático del mundo y un entorno natural espectacular formado por un inmenso valle formado por el encuentro de las placas tectónicas norteamericanas y euroasiáticas, con ríos y cascadas. Una experiencia única que no puedes dejar de vivir en un viaje a Islandia este verano.

** Recuerda que Islandia es un país libre de coronavirus y que sus fronteras están ya abiertas para turistas europeos. Contacta con nosotros y te ayudamos a dar forma a tu viaje perfecto, a tu aire, por la Tierra de Fuego y Hielo.

 

viajar a islandia verano coronavirus

 

día 3 – amaneceres de un viaje

por libre a islandia

 

En la mañana, prontito, ya estábamos aguardando el amanecer frente a Seljalandslafoss, una preciosa caída de agua, que alberga un resbaladizo sendero desde el cual puedes recorrer la cascada por su parte trasera. Aunque en invierno el aire y el agua están fresquitos (por decirlo de alguna manera jeje), la experiencia es inolvidable. Toda la energía que brota de la naturaleza te impregna de una sensación deliciosa, es un chorro de vida que te abraza en un instante y, aunque termines empapado y helado, solo quieres más. No hay como viajar a Islandia para sentir el poder de la naturaleza.

 

viajar a islandia verano coronavirus

 

Seguimos nuestro recorrido hacia el este y a pocos minutos nos topamos con Skógafoss, una preciosa catarata de 62 metros de alto que nos  recibía con el placentero sonido de la caída del agua y con un arcoíris que extendía sus colores como inmensos y acogedores brazos para darnos la bienvenida. Islandia nos iba sorprendiendo a cada paso que íbamos dando. A tan solo 10 Km de Skógafoss,  se encuentra Sólheimasandur, el lugar donde yace un avión abandonado de la Marina estadounidense después de que en 1973, se hubiese estrellado en la playa negra por falta de combustible. Es un lugar donde puedes sacar preciosas fotografías. Eso sí, asegúrate de ir con tiempo, ya que deberás caminar unos 45 min para llegar hasta él y deberás calcular los 45 min de vuelta también.

De regreso a nuestro hotel en Skógar, nos detuvimos en el glaciar Sólheimajokull. Era, sin duda, lo que más nos había sorprendido hasta el momento. Una lengua glaciar de un azul celeste que se nos quedó grabado en las retinas. Como ya era “tarde”, casi las 4 pm, solo quedaban algunos grupos rezagados con sus guías que ya terminaban sus excursiones. Esta es la manera idónea de recorrer el glaciar. Nosotros, nos quedamos un rato más boquiabiertos hasta que el último rayo de sol nos invitó a continuar nuestro camino al hotel. Ten cuenta que si piensas viajar a Islandia en verano, contarás con muchísimas más horas de luz que en invierno, lo cual es sin duda una ventaja.

 

viajar a islandia verano coronavirus

día 4 – campos de lava y otras maravillas de un viaje a islandia por libre

Un día más, antes de que amaneciera estábamos sobre ruedas, suspirando aún por lo que habíamos visto el día anterior. Apenas se asomaban los primeros rayos de sol, cuando nos sorprendió un campo de lava cubierto por musgos. Hay varios en Islandia. Ahí nos detuvimos un rato y seguimos hasta nuestro próximo destino. Ya empieza a amanecer y vamos a contrarreloj. Las horas de luz se convierten en agua entre los dedos, con tanta belleza y con tan poco tiempo para poder observarla.  Nuestra próxima parada: Svartifoss, una espectacular cascada flanqueada por columnas geométricas de basalto.  Para llegar a ella hay que subir unos 1,8 Km (45 min aprox) desde el centro de visitantes. La subida es constante pero vale la pena, no solo por Svartifoss que es preciosa, sino por las vistas que se tienen desde lo alto. Otro imprescindible de cualquier viaje a Islandia.

 

viajar islandia verano coronavirus

Bajamos la cuesta de casi 2 Km y seguimos hasta la archiconocida playa de Diamantes. Esto es como Nueva York, da igual cuántas fotos hayas visto, la realidad supera todo lo que hayas haber podido ver y te sorprende y mucho. Zigzaguear en una playa de arena negra, con sendos cascotes de hielo provenientes de una lengua glaciar con luz del atardecer atravesándolos es como para quedarte contemplándolo hasta que te acuerdes que tienes que correr porque aún te queda un sitio por ver y ya se va a hacer de noche :-O

Justo enfrente, se encuentra Jökulsárlón: el lago glaciar más grande de Islandia. De él se desprenden los pequeños icebergs que desembocan en la Playa de Diamantes. Por la hora, estábamos solo nosotros frente a este paisaje hipnotizante. Era un regalo extraordinario el que estábamos recibiendo y lo disfrutamos en el más absoluto de los silencios, con la sensación de incredulidad máxima de lo que apareciendo ante nuestros ojos. ¡ERA PRECIOSO! Una vez más, fueron los últimos rayos de sol los encargados de marcar la hora de concluir el paseo y obligarnos a dirigirnos hacia el hotel. Nos encontrábamos en el corazón de nuestro viaje a Islandia y de momento nos estaba enamorando.   

 

 día 5 – ¿Playa de diamantes?

Ya nos tocaba desandar el camino recorrido hasta ahora, pero fue tanto lo que nos impresionaron los paisajes del día anterior, que decidimos parar de nuevo. Convencidísimos de que ya nada nos podría sorprender, la Playa de Diamantes y Jökulsárlón se encargaron  de hacer lo propio: dejarnos sin palabras. Si el día previo fue increíble, al día de hoy habría que añadirle la suerte de tener la playa solo para nosotros y con unos colores en tonos rosas y violetas que no habíamos visto en la vida y que, además,  se reflejaban en el inmenso lago glaciar.  De lo más bonito que hemos visto nunca, simplemente inefable.

 

viajar islandia verano coronavirus

Después de dos horas y media de camino, llegamos a Vik, específicamente a la playa de Reynisfjara, la de la icónica imagen de paredes de columnas de basalto que emulan un órgano, la del oleaje salvaje, aquella a la que no hay que tenerle miedo pero sí mucho respeto. 

El contraste de color que tuvimos entre Jökulsárlón y Reynisfjara fue radical. En tan solo unas pocas horas pasamos de impresionantes colores pasteles a un paisaje dibujado enteramente en blanco y negro. Pasamos de la paz de la Playa de Diamantes al oleaje salvaje de Reynisfjara, y debo confesar que lo amé. Apenas nos podíamos mover de lo fuerte que soplaba el viento, pero estábamos ahí, luchando contra él y queriendo más y más, hasta que empezó a llover y nos fuimos al hotel. 

** Este país es también famoso por su tiempo cambiante, por lo que si vas a viajar a Islandia en verano ten en cuenta que también te puedes encontrar un clima frío y lluvioso en algún momento del día. 

 

viajar islandia verano coronavirus

día 6 – últimos pasos en nuestro viaje por libre a islandia

Volvimos a Reynisfjara y nos la encontramos bastante más sosegada, disfrutamos de una caminata con más calma y seguimos nuestra ruta unos pocos kilómetros más hasta el acantilado de Dyrhólaey, imagen icónica de la costa sur de Islandia. En el extremo oeste del acantilado se desprende un arco rocoso que se eleva hasta los 120 metros y en la esquina opuesta, pudimos disfrutar de unas vistas espectaculares de la playa.

Esta zona constituye una reserva natural rica en aves, entre las que se encuentran los frailecillos. Eso sí, en época estival. Continuamos nuestro camino hasta Reykjavik, nos dimos un paseo por el centro y a dormir.

 

viajar islandia verano coronavirus

día 7 – la laguna azul islandesa

Salimos un poco antes del alba y emprendimos la ruta rumbo el sur. Finalmente, íbamos a vivir la experiencia de disfrutar de las aguas termales en el balneario más famoso de Islandia: el Blue Lagoon.  Cuando llegamos aún estaba oscuro, llovía y hacía algo así como -2 ºC, así que pocas ganas de quitarnos la ropa teníamos, pero ya estábamos dentro, así que poco más podíamos hacer. Fueron cinco segundos de frío y al meternos en el agüita caliente, la sensación fue casi celestial. ¡Qué delicia! Ahí pasamos como unas dos horas, echándonos mascarilla aquí, mascarilla allá. El pack que contratamos también incluía una bebida, así que de lujo. Fue el cierre con broche de oro, sin duda. Una experiencia única a tener en cuenta si tienes pensado viajar a Islandia este verano. Recuerda que Islandia es un país libre de coronavirus actualmente y cuyas fronteras ya se encuentran abiertas a los turistas europeos por lo que podrás viajar a Islandia este verano siguiendo las nuevas normas impuestas por el gobierno -te las contamos al final de este artículo-. 

 

viajar con niños en verano cabañas en los árboles

El resto del día lo aprovechamos para hacer algunas visitas que aún teníamos pendiente como: el Museo Perlan y su exposición de Maravillas de Islandia, su planetario y su mirador panorámico. Ah, el museo también cuenta hasta con una cueva de hielo que parece de verdad. ¡Muy recomendable! También hicimos algunas compras, ya que era época de rebajas, y nos despedimos de los lugares que nos habían recibido el primer día: Hallgrímskirkja, del Harpa, de Sólfar…

 

día 8 – el viaje a islandia por libre

llega a su fin

 

No vimos auroras en toda la semana, pero tuvimos siete días de sorpresas constantes, de paisajes increíbles y de colores alucinantes. Muchísimo más de lo que habríamos soñado. Así que volveremos a por las auroras en otro invierno o a recorrer toda la Ring Road en verano. Y si justamente lo tuyo es recorrer la isla entera en verano, las largas horas de luz serán tus mejores compañeras. Podrás visitar muchísimos más sitios en la misma cantidad de días: Borgarfjordur, Akureyri, el Lago Mýtvan, los Fiordos del Este… Islandia da para mucho y visitarla en dos épocas distintas del año, sería como visitar dos países completamente diferentes. Viajar a Islandia es sin duda una de esas cosas que todo amante de la naturaleza debe hacer alguna vez en su vida. 

 

viajar a islandia verano coronavirus

 

 viajar a islandia este verano en tiempos de coronavirus

Desde el inicio de la pandemia, Islandia ha sido un país ejemplar en cuanto al control de la misma, ha sabido moverse rápidamente para identificar, comunicarse y poner en cuarentena a los islandeses cuando ha sido conveniente. Asimismo, ha destacado por ser el país que más test ha realizado.

A partir de hoy, 15 de junio, los ciudadanos de la UE / EEE, EFTA y Reino Unido; personas con un permiso de residencia válido en Islandia o en cualquiera de los Estados miembros de Schengen; familiares de islandeses u otros ciudadanos de la UE / EEE o la AELC, es decir un cónyuge, pareja de hecho, descendientes (menores de 21 años) y un pariente directo de su generación anterior, podrán entrar a Islandia, siempre y cuando acepten que se les tomen las muestras de COVID-19 a su llegada al país en lugar de 14 días de cuarentena. El resto de ciudadanos extranjeros tiene prohibido ingresar al país hasta el 1 de julio, a menos que pueda demostrar que su viaje se debe a asuntos urgentes.

 

  pasos a seguir para entrar a islandia: normativa coronavirus

 

En la actualidad, no es posible presentar un certificado de examen en el extranjero para estar exento de cuarentena, así que deben cumplir con los siguientes requerimientos:

  • Antes de que los pasajeros viajen a Islandia, deben completar un formulario .
  • En el aeropuerto de Keflavik y en otros lugares donde los pasajeros llegan al país, la clínica tomará muestras.
  • A partir del 1 de julio, los pasajeros pagarán ISK 15,000 por cada prueba.
  • Después del muestreo, el pasajero puede ir a su destino. Se recomienda precaución hasta que se anuncien los resultados.
  • El resultado de la prueba se proporcionará dentro de las próximas 24 horas.
  • Si los resultados de la muestra son positivos, se inicia un protocolo: se llama a la persona, se le pide un análisis de sangre para determinar si es contagiosa y para proceder a tomar las medidas que correspondan para efectuar el seguimiento de infecciones y ofrecer los servicios de salud a distancia.
  • Los niños nacidos en 2005 y posteriores estarán exentos de los requisitos de cuarentena y detección.
  • Se recomienda a los pasajeros que descarguen el script Tracker C-19 .

Cabe destacar que las personas del país que no pueden o no quieren cumplir con las reglas establecidas para la cuarentena, el aislamiento y el muestreo fronterizo para COVID-19 pueden ser deportados ya que se consideran capaces de poner en peligro la salud pública.